noviembre 22, 2016

Golpe de calor

golpe-calorDisfrutar del verano con precaución

En días muy calurosos nuestro cuerpo puede sufrir una alteración del sistema nervioso central por falla en nuestro sistema termorregulador. Entones, podemos experimentar un aumento de la temperatura corporal por encima de los 40°C.

Son más susceptibles aquellas personas que están en ambientes muy calurosos, quienes desarrollan actividad física en condiciones de alta temperatura y humedad, ancianos y niños.

Ola de Calor: 3 o más días consecutivos de más de 32,3°C.

Estrés por calor: tensión fisiológica por exposición a ambientes cálidos.

Calambres por calor: calambres musculares en extremidades después del ejercicio y hay leve aumento de la temperatura corporal.

Agotamiento por calor: es el más frecuente. Sudor excesivo, palidez, calambres, debilidad, cansancio, mareos, dolor de cabeza, náusea, vómito y desmayo. Temperatura menor a 38°C y pérdida de agua y sal. Piel fría y húmeda, pulso rápido y débil, respiración agitada. Puede derivar en un golpe de calor.

El cuerpo reacciona poniendo en juego mecanismos para lograr la perdida de calor: dilatando las venas superficiales, produciendo más sudor para que la evaporación disminuya el calor corporal, esto se conoce como “termorregulación”. Y hay otros mecanismos concientes como el quitarnos ropa y retirarnos a un lugar más fresco. Por eso hay que tener especial atención en las personas con dificultades motoras o intelectuales que no tengan control voluntario para sacarse ropas o guarecerse del calor.

Cuando todo esto te agota se produce el Golpe de Calor.

Síntomas del golpe de calor

  • Temperatura del cuerpo 39°C o mayor (medida en la axila).
  • Piel roja caliente y seca (se agota la sudoración).
  • Agitación.
  • Dolor palpitante de cabeza.
  • Vértigos y desorientación.
  • Delirios, confusión o pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.

Qué debemos hacer ante el golpe de Calor?

  • Llamar sin demora a un servicio de emergencia o trasladarlo al Centro de Salud más próximo.
  • Llevarlo inmediatamente a un lugar fresco y ventilado, si es posible con aire acondicionado frío.
  • Quitarle las ropas y enfriarlo lo más rápido posible, mojando con agua fría todo el cuerpo.
  • Ofrecerle agua si está consciente.
  • No se debe administrar medicamentos antifebriles (no son útiles en esos casos y pueden empeorar).
  • No se debe friccionar la piel con alcohol (causa intoxicación)

Recomendaciones para los días en que hace mucho calor:

  • Tome baños de agua fría en bañadera o ducha.
  • Tome más líquidos (no alcohólicos), sin importar el nivel de actividad. No espere hasta que tenga sed. Advertencia: Si su médico generalmente limita la cantidad de líquidos que toma, pregúntele la cantidad de líquidos que debe tomar cuando hace mucho calor.
  • No tome líquidos que contienen cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, pues éstos le hacen perder más líquido a su cuerpo. Además, evite tomar líquidos muy fríos porque pueden causar calambres, trastornos gastrointestinales, etc.
  • Permanezca en lugares cubiertos y, si es posible, en un lugar con aire acondicionado. Si su hogar no tiene aire acondicionado, vaya a un centro comercial. Unas cuantas horas en un lugar con aire acondicionado puede ayudarle a su recuperación.
  • Limite sus actividades al aire libre en lo posible entre las 11 y 16 horas, realice las tareas temprano a la mañana y al atardecer.
  • Reduzca su ejercicio. Si tiene que hacer ejercicio, tome dos a cuatro vasos de líquidos fríos sin alcohol cada hora. Las bebidas deportivas pueden reemplazar la sal y los minerales que pierde al transpirar. Advertencia: Si usted mantiene una dieta baja en sal, hable con su médico antes de tomar bebidas deportivas.
  • Trate de descansar frecuentemente en zonas con sombra.
  • Protéjase del sol usando un sombrero de ala ancha (lo mantiene más fresco) y anteojos, y cúbrase con protector solar con un SPF de 30 o mayor.
  • Use ropa liviana, de color claro y que no sea apretada.
  • NUNCA deje a nadie en un vehículo estacionado y cerrado.
  • Visite con frecuencia a quienes están en un mayor riesgo de verse afectados por el calor (Bebés y niños pequeños, personas de más de 65 años, personas con una enfermedad mental o quienes tengan alguna enfermedad física, especialmente quienes tienen una enfermedad del corazón o hipertensión (presión alta de sangre). Visite a los adultos que están en peligro por lo menos dos veces al día y vigílelos para ver muestran alguno de los síntomas de golpe de calor o agotamiento por calor. Los bebés y los niños pequeños, por supuesto, necesitan ser observados con mayor frecuencia.

Consejos adicionales

Para niños y lactantes

* Ofrecer a los niños agua o jugos naturales en forma frecuente sin esperar a que los pidan.
* Ofrecer el pecho más seguido a los lactantes.
* No ofrecer líquidos o comidas calientes o pesadas.
* Incorporar sal en mayor cantidad que lo habitual.
* Bañarlos o mojarles todo el cuerpo con frecuencia.
* Proponer actividades tranquilas y evitar juegos intensos.
* Recordar los consejos  generales.

Para jóvenes y adolescentes

* No consumir bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. No es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
* Evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes. Mejor reunirse y charlar con amigos, escuchar música o leer.
* Sentarse y descansar cuando sientan mareos o fatiga.
* Recordar los consejos generales.

tratar-los-sintomas-de-golpe-de-calor

¿Qué pasa si estoy tomando medicamentos?

Los  medicamentos  pueden  contribuir  al agravamiento  del  síndrome  de  agotamiento y  de  golpe  de calor, pudiendo interaccionar con  los mecanismos  adaptativos  del  organismo  y  pueden  contribuir  al  empeoramiento  de estos estados patológicos  graves producidos  por  una muy  larga  o  una muy  intensa  exposición  al calor. Si tiene dudas consulte con su farmacéutico de confianza.

MEDICAMENTOS SUSCEPTIBLES DE AGRAVAR EL SÍNDROME DE AGOTAMIENTO-DESHIDRATACIÓN Y EL GOLPE DE CALOR

  • Diuréticos, en particular furosemida. Ya que aumentan la eliminación de agua y electrolitos.
  • Analgésicos como los salicilatos (aspirinas), alteran la función renal.
  • Sales de litio, Antiarrítmicos, Digoxina, Antiepilépticos, Biguanidas y sulfamidas hipoglucemiantes, Estatinas y fibratos. Ante una deshidratación pueden cambiar su potencia de acción.
  • Neurolépticos, medicamentos serotoninérgicos (antidepresivos imipramínicos e ISRS, triptanos, ciertos opiáceos (dextrometorfano, tramadol), pueden impedir la perdida calórica actuando a nivel de sistema nervioso central.
  • Antidepresivos imipramínicos, Antihistamínicos de primera generación, Algunos antiparkinsonianos, Algunos antiespasmódicos, en particular aquellos de la esfera urinaria, Neurolépticos, Disopiramida, Pizotifeno, Atropina, Algunos broncodilatadores (ipratropio, tiotropio), Nefopam. Pueden impedir la perdida calórica actuando a nivel de sistema nervioso periferico.
  • Vasoconstrictores, Algunos antimigrañosos (triptanes y derivados del cornezuelo de centeno, como ergotamina).
  • Medicamentos que limitan el aumento del gasto cardíaco: Diuréticos y Beta-bloqueadores.
  • Hormonas tiroideas, por modificación del metabolismo basal.

MEDICAMENTOS QUE PUEDEN AGRAVAR LOS EFECTOS DEL CALOR

  • Medicamentos que pueden bajar la presión arterial (Todos los antihipertensivos y Antianginosos).
  • Medicamentos que alteran el estado de vigilia.

Atención!! El golpe de calor puede ser muy grave. Con los primeros síntomas o ante la duda no demore la consulta con su médico o diríjase al Centro de Salud más cercano.

Farmacéutica Gabriela Fernanda Tancreda

Golpe de calor was last modified: agosto 10th, 2017 by Farmacia Tancreda

Dejá una respuesta